SUCULENTAS PROPAGACION Y CUIDADOS

Publicado por maria jesus gonzalez silva en

  •   5-4-2020
    SUCULENTAS
    REPRODUCCIÓN Y CUIDADOS
    CUBRESUELOS CHILE

    TALLER I
    SUCULENTAS REPRODUCCIÓN Y CUIDADOS
    ¿Qué son las plantas suculentas?
    ¿Existen realmente diferencias entre cactus, crasas y suculentas? Curiosamente, la botánica no las distingue tanto: cactus y crasas pertenecen a la misma familia vegetal (la familia de las suculentas) con una salvedad importante. Que el lugar en el que han crecido, por circunstancias climáticas, ha variado la evolución de la especie. Una respuesta natural de adaptarse al medio en el que viven que también marca de manera inevitable su forma de guardar el agua.
    Los cactus, crasas y suculentas son algunos de los compañeros más agradecidos por un motivo en común: que, tanto unos como otros, gestionan a la perfección sus recursos de agua, almacenándolas en diferentes partes. Una virtud que hace que, a pesar de necesitar el riego como el común de las plantas, sepan optimizar sus propios recursos.
    En el caso de los cactus, sus lugares de procedencia (siempre, desérticos y poco dados a las lluvias) han transformado a lo largo de los siglos sus hojas en espinas como una manera de ayudar a la planta a tener sus propias reservas de agua (que se guardan en el tallo de la planta). Por increíble que parezca, las espinas no solo protegen del sol sino que además ayudan a no deshidratarse en el proceso de fotosíntesis y a capturar las pequeñas gotas de agua del rocío de la mañana. El resultado de esta evolución es, nada menos, que más de 15 géneros distintos de cactus con 73 especies. Una variedad marcada de manera definitiva por el lugar (físico) en el que se encuentran y que permite contar con un amplio abanico de variedades de aspecto, colores e incluso floración.

    Tanto crasas como suculentas pertenecen a la misma familia y cuentan con una gran virtud: la capacidad de almacenar el agua
    Las crasas son el mejor ejemplo de cómo se almacena el agua: basta con tocar sus hojas y presionarlas para sentir dónde están sus reservas
    Precisamente porque todas ellas son plantas Suculentas (la familia al completo comprende, nada menos, que 8.000 especies diferentes), las crasas también almacenan el agua. Pero, a diferencia de los cactus, lo hacen en sus hojas: son carnosas y, según el riego al que las sometamos, se dilatan más o menos. Un ejemplo claro de crasa es el aloe .Uno de los exponentes más notables de ahorro de agua y de estas hojas tan características de la especie Suculentas.
    Curiosamente, todas las especies de las Suculentas (tanto cactus como crasas) son perfectas para quien tenga un jardín de bajo consumo de agua o zonas rocosas que quiera decorar con Naturaleza. La gran variedad de cactus y crasas es que cuentan con una raíz escasa (las crasas se pueden multiplicar por esquejes, sobre todo en primavera) y esto les permite adecuarse a cualquier medio (es decir: crecer incluso sobre roca o piedra). Eso sí, es importante saber que a pesar de que tanto cactus como crasas florecen la alegría es breve: su floración dura poco tiempo.
    Además, la gran variedad de especies dentro de la familia de las Suculentas permite crear composiciones llamativas y hermosas, jugando con sus volúmenes (recordemos: una de las claves del paisajismo) o, incluso, con sus colores. Existen más de 60 familias que se clasifican como suculentas y aunque parezca ilógico, los botánicos difieren sobre qué plantas son técnicamente suculentas. El ser tan diferentes unas de otras dificulta el trabajo de clasificarlas. Algo que tienen en común son sus hojas y tallos hinchados por el almacenamiento de agua.

    Los géneros más comunes son: Echeveria, Crassula, Sedum, Sempervivum, Kalanchoe, Haworthia, Aeonium, Senecio, Euphorbia, Graptoveria y Oscularia. A continuación, describo algunos de estos:
    -Echeverias: Es un género perteneciente a la familia de las Crasuláceas y cuenta con 393 especies que se distribuyen en zonas áridas, semiáridas y templadas del suroeste de Estados Unidos, México, Centroamérica y el norte de Sudamérica. Se caracterizan principalmente por presentar hojas aplanadas y a veces carnosas, en forma de roseta. En su mayoría son verdes o marrones y la inflorescencia lateral o vara floral se presenta en racimo, las cuales varían entre múltiples colores como rosado,
    rojo, o amarillo.
    -Sedum: Es un género de plantas suculentas de la familia Crassulaceae que comprende unas 400 especies. Son plantas anuales o perennes con hojas mucho menos carnosas, por lo general planas o cilíndricas. La inflorescencia es habitualmente en forma de pétalos de color blanco, amarillento o rosado-rojizo. El género está distribuido por las regiones templadas y frías de ambos hemisferios. Son plantas muy adaptadas a la sequía y son muy apreciadas en jardinería para la decoración de jardines

    -Haworthia: Es un género de plantas suculentas nativo del sur de África con alrededor de 50 especies confirmadas. Mucha gente confunde las plantas de este género con los Aloes, pues pertenecen a la misma familia (Asphodeloideae) y las plantas Haworthia parecen aloes en miniatura. Las plantas de este género se caracterizan por ser pequeñas, tener hojas muy carnosas y crecer en forma de rosetas. Están adaptadas a condiciones de semi sombra ya que, en su hábitat natural suelen crecer bajo arbustos o zonas
    rocosas que sirven de cobertura.
    Serpervivum o siempre vivas: El género Sempervivum está formado por unas 30 especies de plantas suculentas originarias del Norte de África, Oriente Medio y Europa. Son pequeñas plantas en forma de roseta carnosa que presentan pelillos y hojas con toques púrpura o rojo. Estas rosetas producen hijuelos cada año y florecen en verano. Cuando lo hacen, la planta muere. Se pueden utilizar en el exterior o en interior, pero se recomienda una
    exposición soleada.

    Senecios: Es un género muy grande de plantas que pertenece a la familia Asteraceae, con más de 1,000 especies dispersas en todo el mundo, pero solo alrededor de 100 senecios son consideradas plantas suculentas. Las especies más conocidas son el Senecio Rowleyanus o planta rosario (sus hojas son redondas y parecen un collar de perlas y el Senecio Radicans, a la cual se le conoce como cadena de bananas debido a las hojas en
    forma de media luna. Es más tolerante a la humedad que otros senecios.
    La fotosíntesis que realizan las Crassulaceas consta de dos fases: una lumínica que se produce durante el día liberando dióxido de carbono (CO2) y produciendo alimentos, y una sintética (por la noche) que es cuando absorben el CO2. Se conoce como fotosíntesis CAM, o metabolismo ácido de las crasuláceas.
    La mayoría de las suculentas prefieren temperaturas cálidas y no son capaces de soportar temperaturas muy frías. Debido al agua almacenada en sus hojas, la congelación a menudo dará lugar a la muerte de la planta. Algunas especies de sedums y sempervivums son capaces de soportar temperaturas bajo cero.
    Los extremos en temperatura, la exposición al sol, así como la carencia de agua dan lugar a menudo a un cambio de color en las suculentas. Cambian a tonalidades rosa, naranja, rojo y púrpura. A esta práctica se le conoce como estresar las suculentas. Por eso algunos dicen que “las suculentas tienden a sonrojarse cuando son estresadas“.

    Las suculentas pueden aguantar periodos extensos sin agua. Aun así, el riego adecuado garantizará el mejor crecimiento y floración. Si sus raíces están sentadas en el agua durante demasiado tiempo, empezarán a pudrirse y morirán.
    Por Ende, lo que siempre necesitarán es un suelo bien drenado La definición más sencilla de una suculenta es la siguiente:
    Las suculentas son plantas que almacenan agua

    SUCULENTAS : TIPOS DE PROPAGACIÓN
    Las suculentas son las plantas más fáciles de propagar. Esto la hace ideal para regalar a nuestros familiares y amigos. Hoy te comparto tres formas fáciles de propagar suculentas: por división, por esqueje y por hoja. También te enseño cómo propagar tus esquejes en agua.
    Cómo propagar suculentas por división
    Los retoños son plantas pequeñas que crecen en la base de la planta principal. Aloe, echeveria, sempervivum y algunos cactus se propagan de esta forma.
    Cariñosamente llamamos a los retoños hijos y a la planta principal madre.
    Para multiplicar tus suculentas por división sigue estos pasos:

    Observa retoños lo suficiente grande para que puedan independizarse de la planta madre.
    Retira los retoños con unas tijeras de jardín afiladas y desinfectadas. En algunos casos el hijito se desprenderá girándolo suavemente.
    Ten cuidado de no dañar las raíces.
    Siembra los retoños en sustrato para cactus y suculentas. Te recomiendo usar una combinación de arena y perlita.
    Riega tus retoños con un atomizador dejando un día entre medio. Esto lo harás por tres o cuatro semanas, hasta que sus raíces se desarrollen. No las riegues con regadera o manguera al menos por tres semanas.
    Después de tres o cuatro semana tendrás una suculenta fuerte e independiente. En este punto no necesitarás regarla con atomizador.
    Pareciera cruel separar a los hijos de la madre. Pero lo cierto es que despegar estos retoños es beneficioso para la suculenta madre, ya que no pelean por el alimento.

    Cómo propagar suculentas por medio de hojas
    Algunos sedum, crassulas y otras suculentas se propagan mejor por medio de las hojas. Cada hoja puede convertirse en una nueva planta.
    Para multiplicar suculentas por hojas sigue estos pasos:
    Elije una hoja saludable. Puedes usar las que se han caído, o desprender una hoja de la planta madre. Asegúrate que el extremo de la hoja no esté cortado.
    Deja secar la hoja durante tres días. Esto se hace para que la herida selle.
    No riegues estas hojas durante estos días.
    Coloca las hojas en sustrato para cactus y suculentas. No las siembres, solo colócalas. El extremo cortado de la hoja no tiene que tocar el sustrato. Verás como al poco tiempo las raíces encontrarán su camino al suelo.
    Riega con un atomizador dejando un día entre medio durante cuatro a seis semanas.
    Después de unas semanas verás raíces en los extremos de las hojas. Luego veras también una planta diminuta que comenzará a crecer.
    Cuando las plantas se desarrollen siémbralas en sustrato para cactus y suculentas o en tu propia mezcla.

    Para multiplicar suculentas por esqueje sigue estos pasos:
    Desprende un tallo de la planta madre.
    Elimina las hojas inferiores del esqueje. Deja descubierto al menos 3 cm (al menos tres nudillos libres)
    Deja sanar la herida del esqueje. Ubícalo en un área sombreada. Mientras más ancho el esqueje más tardará en sanar. Según mi experiencia tardará al menos 5 días.
    Siembre el esqueje en sustrato para cactus y suculentas o haz tu propia mezcla.
    Riega con atomizado en lo que la suculenta se establece. Reduce el riego paulatinamente.

    Cómo propagar tus suculentas en agua
    Una vez el tallo o esqueje ha sanado puedes enraizar tu suculenta en agua. Si, en agua.
    Descansa el esqueje en el borde de un vaso o tarro con agua. Asegúrate que en tallo quede encima de la superficie del agua. Verás como las raíces llegarán al agua.
    Ubica tu vaso o tarro en una ventana soleada. Con el tiempo podrás decidir si quieres seguir creciendo tu suculenta en agua o sembrarla en una maceta.
    Nota: En ningún caso no es necesario usar hormona de enraizamiento.
    Ya ves lo fácil que es la propagación de suculentas. ¡¡¡Esto lo hace un excelente pasatiempo!!!

    CUIDADOS DE NUESTRAS SUCULENTAS
    1.-Protégelas contra plagas y enfermedades
    Si bien son plantas bastante resistentes a las plagas y a las enfermedades, hay que vigilar los moluscos (caracoles y babosas) y los pulgones. Los primeros son capaces de comérselas en cuestión de pocos días, y los segundos son unos insectos que se alimentan de los capullos florales y de las flores todavía sin abrir. Para tratarlos hay que usar insecticidas específicos
    Plagas Control
    a.- Infusión de ajo Macerar tres cabezas de ajo en 500cc agua caliente (12 hr)
    (Cuando es un ajo grande, ajo chino por lo menos 2 a 3 cabezas) Colar y asperja sobre follaje.
    b.-Trampa de cerveza Disponer en tapitas de bebida cerveza para atraer caracoles.
    2.- Cuidado con el frío y las heladas
    La mayoría no resiste el frío ni las temperaturas por debajo de los -2oC. El granizo puede causarles muchos daños a las hojas de las crasas y cadiciformes,

    y también a los cactus. En caso de duda, siempre es mejor prevenir teniéndolas dentro de casa, en una habitación muy luminosa protegidas de las corrientes de aire.
    3.- Agua
    El exceso de agua es mortal para las suculentas y es bien fácil ahogarlas.
    También hay que ir alerta en no regar en exceso, pues de hacerlo las raíces se asfixiarían y las plantas se pudrirían rápidamente. Si vemos que empiezan a ponerse muy blandas, cortaremos por lo sano, las sacaremos de las macetas y dejaremos que el sustrato se seque completamente antes de volver a plantarlas.
    Por eso, hoy te enseño cómo salvar una suculenta podrida por exceso de agua. Después de todo, ¿Quién puede decir que nunca a ahogado una suculenta?
    ¿Cómo salvar una suculenta podrida?
    Lo primero que debes saber es que no todas las suculentas se pueden salvar si han sido ahogadas.
    Si tu plantita tiene manchas oscuras color negro o café, muy probablemente tienes una suculenta podrida. Otro indicio puede ser hojas arrugadas.
    Qué hacer:
    Saca tu suculenta de la maceta. Verifica sus raíces y tallo. Si el tallo esta negro, corta la parte afectada con unas tijeras o cuchillo desinfectado.

    Deja que el esqueje sane. Solo coloca la parte saludable del tallo en un papel toalla. Asegúrate que no le de sol directo. Otra opción es poner el esqueje en perlitas de jardinería.
    Una vez cicatrice la herida, coloca el esqueje en sustrato para cactus y suculentas. Si vas a usar una maceta usada, asegúrate de desinfectarla bien.
    Coloca la planta en un lugar con buena iluminación, pero protegido del sol directo. Riega con atomizador en lo que el esqueje echa raíces.
    Una vez la planta tenga raíces, podrás echarle agua con regadera
    GUÍA PARA EL RIEGO DE SUCULENTAS
    Algunas de las preguntas que más recibo acerca del riego de suculentas son:
    ¿Cómo riego mis suculentas?
    ¿Cuánta agua usar al regar mis suculentas?
    ***Comprendamos algo de las suculentas***
    Las suculentas tienen raíces poco profundas que absorben agua rápidamente. Esta agua se almacena en sus hojas, tallos y raíces para ser usada en épocas más duras. La puedes comparar a un camello que acumula agua en su cuerpo para sus largos viajes. Esto significa que no debemos regarlas tan frecuentemente como a otras plantas. Incluso, te puedes ir de vacaciones y estar seguro que cuando regreses, tus suculentas estarán ahí.
    La importancia de las macetas

    Vienen infinidad de macetas y recipientes que podemos usar para lucir nuestras suculentas. Pero si eres principiante te recomiendo 2 cosas:
    Usa un tiesto con orificios de drenaje. Las raíces de las plantas suculentas son susceptibles a podrirse. Requiere mucha experiencia y ser bien observador para dominar su cultivo en este tipo de recipiente. Si tienes tus suculentas fuera de la casa, ni pienses usar un tiesto sin drenaje. Es muerte segura para tu planta.
    Usa macetas de barro (arcilla). El barro permite que tu suculenta respire. Al usar este tipo de maceta tendrás que aumentar la frecuencia de riego, pero será más difícil que ahogues tus plantas.
    Por regla general, solo riega tus suculentas cuando el sustrato este seco. Si les echas agua con el sustrato húmedo la ahogaras. Recuerda que las suculentas se pudren de abajo hacia arriba, y algunas no dan indicio de que se están muriendo hasta que es demasiado tarde. Para comprobar la humedad en el suelo, toca el sustrato. Escarba hasta 3 CM. Si lo sientes húmedo, no la riegues.
    La maceta debe ser de tamaño acorde al cuerpo de la planta (hojas y tallos)
    ¿Cuánta agua usar al regar mis suculentas?
    Riégala hasta que el agua escurra por el orificio del drenaje. No la riegues con atomizador como recomiendan algunos. Volvamos al ejemplo del camello, ¿saciaría un camello su sed con solo unas gotas de agua? No, de la misma forma para saciar la sed de nuestras suculentas debemos usar suficiente agua.
    Riego de suculentas ¿Cuándo usar atomizador?

    Usarás un atomizador solamente cuando propagues por hoja tus suculentas. Nunca lo usaras para regar tus suculentas establecidas con raíces.
    Las suculentas te dejan saber si reciben suficiente agua o no
    Cuando las plantas suculentas están recibiendo demasiado agua, sus hojas comienzan a parecer dedos arrugados que han estado en la piscina demasiado tiempo. Si continúa la saturación, a menudo sus hojas se vuelven marrones, ya que se pudren por completo y comienzan a caerse.
    Cuando las crasas no están recibiendo suficiente agua, a menudo se secan sus hojas y desarrollan manchas cafés. Sus hojas se verán y se sentirán mucho más quebradizas y secas de lo normal, ya que las plantas comienzan a marchitarse.
    No te rindas
    Yo sé que es frustrante ver tus plantas morir, pero el riego de suculentas es algo que perfeccionaras con el tiempo. No te rindas. Ten en cuenta los siguientes puntos.
    Las plantas suculentas se pudren fácilmente. No importa el tipo de suculenta, nunca permitas que se formen charcos de agua.
    Retira el exceso de agua de los platillos.
    Riega la tierra, no las hojas. No deje que se acumule mucha agua en las hojas. Esto las manchas y se pudren.
    No deje que las hojas descansen sobre el suelo húmedo. Algunas hojas de suculentas tocan el suelo, no dejes que suceda esto. Esto harán que se pudran si el suelo se mantiene húmedo.
    Las suculentas requieren mayor riego en los meses de primavera y verano. Esto es cuando la mayoría crecen y florecen.

    La mayoría de los suculentas están inactivas en el invierno. Por lo tanto, necesitan menor riego.
    No hay una formula exacta para la frecuencia de riego para tus suculentas. Algunas plantas suculentas prefieren ser regadas más a menudo que a otras. La experiencia es el mejor maestro.
    Nunca uses macetas sin orificio de drenaje en exteriores.
    CUANTA LUZ NECESITAN
    Cuando pensamos en las suculentas, usualmente imaginamos plantas del desierto que requieren calor intenso y sol brillante. Sin embargo, contrario a esta creencia, la mayoría de las suculentas no prosperan a pleno sol y en temperaturas extremadamente altas.
    Si observas atentamente a las suculentas de ambientes desérticos y semidesérticos en su hábitat natural, verás que la mayoría crecen en áreas bajas donde reciben sombra. No es raro verlas cerca de piedras o debajo de plantas de mayor altura donde se protegen de los rayos solares por parte del día.
    ¿Cuánto sol necesitan las suculentas?
    En general, las suculentas necesitan de 4 a 6 horas de luz solar al día para estar saludables. Eso sí, no les gusta el sol intenso del medio día. Incluso las puede quemar.

    El daño por quemadura solar en una planta puede llevar a cicatrices permanentes o, peor aún, puede matarlas. Las quemaduras solares pueden ocurrir en menos de una hora de sol directo, especialmente en verano. Pero también pueden ocurrir gradualmente. Sabrás si tu suculentas has sido quemadas si vez manchas cafés en las hojas.
    Si crees que tu suculentas han sido dañadas por el sol, muévelas a un lugar un poco más sombrío o colócala junto a plantas más altas para protegerlas de los rayos ultravioletas. También puedes usar malla sarán (tela de sombra negra o verde) para proteger tus plantas.
    Te comparto unos puntos a considerar:
    Las suculentas muy pequeñas o las recién propagadas son más susceptibles al daño solar. Espera a que maduren un poco antes de dejarlas sin protección.
    Especies de suculentas resistentes a pleno sol, pero acostumbradas a la sombra se pueden quemar si se colocan al sol de sopetón. Debes aclimatarlas primero.
    Las plantas que son rojas, grises, naranjas, azules o cubiertas densamente de espinas obtienen mejores resultados bajo la luz solar directa.
    Cuando las suculentas no reciben suficiente sol
    Las suculentas que no reciben suficiente luz solar se estirarán (etiolación). Las suculentas deben ser bajitas y gorditas. Si están flacas y con hojas pálidas que apuntan hacia abajo, le falta luz solar.
    Si cultivas tus plantas en el interior de tu casa, querrás colocarla cerca de una ventana que se ilumine todo el día

    Te toca a ti decidir dónde colocar tus suculentas. A algunas les puede gusta más el sol de la mañana, a otras les va bien el intenso sol y calor de la tarde, mientras que a otras les va mejor en áreas con sombra parcial.
    ¡¡¡¡LOS RECOMENDADOS!!!!
    LOS SEDUM

    Si estás buscando una planta hermosa que prospere a pesar de la negligencia, el sedum te va a gustar ;). Los Sedum crecen donde muchas otras plantas no pueden. Lo puedes usar en las grietas de una pared, en techos y muros . También, añaden interés y color en jardines de piedra, xerófitos y macetas.
    El nombre latino Sedum significa “sentarse”. Este nombre es apropiado para estas suculentas de bajo crecimiento. Aunque hay algunas variedades que crecen más altas. Esto no debe sorprendernos debido a que existen más de 500 especies de Sedum. Lo bueno de esta suculenta es que son resistentes, fáciles de cuidar y como si fuera poco, florecen.
    La mayoría de los Sedum prefieren estar a pleno sol, aunque hay algunas variedades que aguantan sombra. Como toda suculenta prefieren estar bien drenados. Eso si, no soporta suelos arcillosos. A pesar de su rápida y fácil propagación, no son invasivos.
    SEMPERVIVUMS

    Los sempervivum son la planta perfecta para los que buscan una belleza única sin ningún esfuerzo. Hoy hablamos de sus características, cultivo y cuidados.
    ¿Sabes lo que significa sempervivum? El nombre proviene del latín y significa literalmente significa “siempre vivas”. Que nombre tan llamativo y curioso para una suculenta que muere después de florecer. Pero no llores su muerte. Al florecer dan una gran cantidad de retoños que podrás seguir disfrutando.
    Por la gran cantidad de retoños y lo fácil que son de cultivar se les conoce como siemprevivas.
    Hay suficientes variedades de siemprevivas para mantenerte entretenido durante toda la vida. Existen más de 3.000 y se consiguen en infinidad de colores, tamaños y texturas. Entre los colores están el verde, plata y rojo.
    Algunos sempervivum son suaves al tacto, otros son aterciopelados o incluso parecen estar cubiertos de telarañas. Su tamaño varía de un cuarto de pulgada a trece pulgadas de diámetro.
    Son plantas excepcionalmente resistentes y prosperan en condiciones de frío y calor, luz tenue o luz fuerte.
    Valor paisajístico

    Puedes cultivar las siemprevivas en paredes rocosas, jardines de piedra, jardines secos, muros verdes, techos verdes, cuadros de suculentas, madera muerta, arreglos con suculentas y en macetas.
    Estas suculentas prosperaran en sitios que harían que la mayoría de las otras plantas se desmayen. Siémbrala en un lugar cálido y seco en el jardín con suelo pobre.
    La mayoría de los sempervivum crecen a una altura de aproximadamente 4 pulgadas, pero se extienden rápidamente a un ancho de aproximadamente 3 pies. Esto los hace ideal como cobertor en un área seca.
    Si vas a cultivarlos en exteriores ten en cuenta que puedes perderlos en un año excepcionalmente lluvioso.
     

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua